• Inicio >
  • Blog
  • > El empleo doméstico no debería existir

El empleo doméstico no debería existir

¿Quién sabe que quiere decir mucama? ¿Por qué tener mucama es una aberración? Empecemos con la formulación de la pregunta, que habla un montón, de cómo está construido nuestro imaginario con respecto a esta actividad. Mujer con cama, efectivamente, mucama quiere decir mujer con cama. Entonces ya la palabra es errada, profundamente misógina, profundamente humillante, profundamente sexista. Supone que hay una mujer con una cama que se queda en tu hogar. Como una suerte de esclava personal, privada. Una sierva doméstica en pleno siglo XXI. Con eso solo alcanzaría para entender por qué es una aberración.

En realidad si lo tradujéramos a políticamente correcto nos preguntaríamos por empleada doméstica. Efectivamente quien dice que suena a sirvienta, es así, por que viene de la misma raíz, servus, que en latín quiere decir esclavo doméstico, frente a famulus que es cualquier tipo de esclavo. Entonces efectivamente ya decir mucama supone una manera de pensar que actividad realiza esa persona en el hogar. Toda esa tradición del servus incluye a esa persona que trabaja en el hogar y que hoy decimos mucama. Es decir no es cualquier persona, no es un varón, es una mujer, la que limpia el hogar por dinero es una mujer, por eso mucama, es una mujer con cama, que podemos rastrear a una antigua genealogía esclavista. Luego se queda en el hogar, independientemente que esa costumbre ya cambió, por lo menos en las capas medias, y excepto el patriciado, la alta oligarquía, hago un paréntesis, quieren saber como alguien es alta oligarquía, fíjense si sus nombres son calles, partidos regionales, distritos, imaginario mítico de todo lo que fue la conformación del criollismo y el criollado en ésta región, llamada Argentina, y específicamente Buenos Aires y sus alrededores, Gran Buenos Aires y más allá. Entonces mujer con cama, ésta mujer tiene una cama, es decir, se queda a dormir, o sea, es 24/7 la relación de servicio en la casa.

Luego pensemos en el tener, tener mucama, yo tengo muchas dificultades, muchos problemas con el verbo tener, es un verbo muy horrendo en algunos de sus usos, tener una mucama refiere a algo como tener un paquete de yerba, tener un encendedor, tener un coche, una propiedad. Es decir que tener mucama supone que yo tengo una esclava, lo dice claramente, no hay manera de pifiarle.

Esto es lo primero que hay que comprender para entender a qué se refieren con tener mucama y cito a una eminencia feminista “tengo una empelada doméstica tan paraguaya como flamante ciudadana argentina que erguida sobre sus derechos sobre interpretó sus beneficios”. La empleada doméstica, la mujer con cama, sobre todo la que se queda a dormir y tiene un franco semanal si es que lo tiene, la que trabaja jornadas de más de 12 horas por que está para servir el desayuno y está para servir la cena con lo cual no duerme nunca, es decir se confirma eso de que es una esclava, entonces no se si es un despropósito para todo el mundo sino que forma parte de la subjetividad del patriciado. Es la subjetividad de las personas que creen que pueden poseer cosas, sea latifundios, sea más de una propiedad, o sea, como en este caso una sierva, esclava, hogareña.

Tener empleada doméstica es dar por hecho que el trabajo doméstico es trabajo y debería tener salario de mínima. Efectivamente, tener empleada doméstica, que es lo mínimo que deberíamos decir, ya el mucama debería quedar descartado por completo, no obstante empleada doméstica, que obviamente da cuenta de lo que es tener un empleo, eso es un empleo, un empleo de hogar que tiene que ver con limpiar la casa. No obstante es un eufemismo, rporque empleada doméstica es a mucama lo que diversidad funcional es a discapacidad.

Las personas que descapacitan, las personas capacitistas que descapacitan, son aquellas que tienen necesidad, por que les da mucha aberración, les da repeluz, se sienten humillados por el concepto de discapacidad, porque no son discas, y en realidad les da asco que haya gente disca, por ende, son capacitistas y te descapacitan, y necesitan no utilizar discapacidad y necesitan eufemismos tales como diversidad funcional por que les da repeluz, incluso nombrarlo. Que no quiere decir nada porque todas somos diversas funcionalmente, entonces si todas somos diversas funcionalmente, nadie no es diverso funcionalmente. Y la realidad es que yo necesito que no todas seamos diversas funcionalmente sino que seamos diversas funcionalmente aquellas que tenemos unas ciertas características y requerimientos específicos porque sino no me van a subsidiar la medicación y está a cinco mil dólares por mes, con lo cual no la voy a poder tomar.

Vamos a los problemas para aquellas personas que estamos asentadas en una serie de afirmaciones que se contraponen, que luchan contra, que se oponen, que se niegan a acatar esa subjetividad propia del capitalismo y dentro del capitalismo, no de aquellas personas que son capaz de supervivencia, personas que sobrevivimos el capitalismo, sino personas que les parece muy bien que el capitalismo exista, con gran poder adquisitivo, que son aquellas que en su subjetividad creen que está bien esto de tener mucama y que no es una aberración porque en definitiva ellas les están pagando.

Entonces por que para otras, estas que no somos esas y que luchamos contra sus valores y sus afirmaciones nos afirmamos en el no tener mucama. Justamente, primero porque no creemos que una persona se pueda poseer, al punto tal de tenerla, no se usa tener, el verbo tener aplicado a un servicio sexual, nadie dice tengo un servicio sexual, o tengo una sexo servidora.Ahí hay una diferencia. Luego, la empleada doméstica, la que se queda con cama y su jornada laboral no termina nunca y la que no, no limpia la casa solamente, no ayuda solo con la limpieza. Primero que no ayuda, por que las personas que tienen empleada doméstica, todas lo habrán visto con sus propios ojos, le dejan suciedad a la empleada doméstica exprofesso. Cosas que podrían agenciarse y gerenciarse, como por ejemplo, uso una taza la lavo, se me cae basura al piso y la levanto, se me rompe algo y ensucio el piso, lo limpio, dejan eso ex profeso para que lo haga la empleada doméstica porque total ella está ahí o va a venir. Recuerdo a una pareja muy bisexual muy disidente latinoamericana que hacia uso de una empleada doméstica con cama, de esas de un solo franco semanal fuera de casa, el domingo. Los días domingo la pareja queer latina no lavaba nada de lo que ensuciaba porque total el lunes Doña Claudia venía. Por ende, DoñaClaudia se encontraba el lunes con un monte de platos y suciedad por limpiar aun mayor que el viernes.

Eso por una parte.

Asimismo, esa empleada doméstica, no hace solo la limpieza, se dedica a un montón de otras actividades que no están rentadas, les doy un ejemplo, hace unos meses a Pampita el pelo se lo cortó su empleada doméstica. Es decir que la empleada doméstica, además de limpiar, tiene que cortarle el pelo, por que imaginate que la fuerza ilocucinaria del acto de habla de tu patrona/empleadora diciéndote que le tenes que cortar el pelo no es un pedido ¿me podes cortar el pelo? en ese contexto no es un pedido, es una obligación laboral. Tenes la responsabilidad por ejemplo de cortar pelo, he conocido, abro paréntesis, una empleada doméstica de una feminista en Costa Rica, que le tenía que pintar las uñas de los pies y hacerle la depilación, es decir que a la empleada doméstica se le piden cosas que no son empleo doméstico, que son otras labores, y no se les paga, es trabajo no rentado obligatorio, esclavitud.

Enumerémos cuáles labores se consideran propias del empleado doméstico: planchar, cocinar, esas son las más sutiles, las menos transparentes. ¿Por qué son las menos transparentes? Porque una cree que el trabajo doméstico incluye el cocinar, y la alta oligarquía tiene una cocinera, porque cocinar no es limpiar la casa. Entonces si vos querés que la cocinera cocine, no limpia la casa. Porque las dos cosas al mismo tiempo, justamente como el feminismo había analizado, son muy difíciles de hacer, por eso la mujer hogareña, la mujer doméstica, la jefa de hogar, está sumamente explotada y oprimida. No solamente por ser jefa de hogar sino porque es jefa de hogar de una familia. Entonces la empleada doméstica no solamente realiza tareas como la limpieza del baño, del toilette, sino que además hace tareas que no corresponden al empleo doméstico, entre ellas habíamos dicho por ejemplo, cocinar y planchar, o coser, coser de hilo y aguja, que no son actividades propias, bueno no son del trabajo doméstico, son labores aparte que no son rentadas. Luego si tenemos una imaginación más amplia podemos incluir otros trabajos que están considerados empleo doméstico y que en realidad no tienen que ver con limpiar la casa. Por ejemplo, cuidar a los niños. Imaginemos a les niñes, de les families diverses feministas, de personas profesionales que necesitan que les cuiden la casa, y a las criaturas, y de paso pasear la mascota. Bien, entonces, limpio y además cuido los chicos, y ahí tengo dos empleos en uno, porque sino tendría que pagarle a la baby sitter o a la niñera, que tampoco es un oficio que hagan varones, por lo menos varones cis, o no usualmente, habrá quien, alguno habrá por supuesto, y luego además de la niñera le tendría que pagar a la empleada doméstica.

Entonces otro de los problemas que tengo con el empleo doméstico es que el empleo doméstico tiene escondidos, velados, no remunerados, una cantidad de otros empleos, algunos muy calificados y muy específicos que puede escalar en la demanda de la patrona hacia casi cualquier cosa (depilación de cavado y bellaza de pies pasando por asistente personal y paseadora de perros). Aunque limpiar una casa no es nada fácil, por eso los varones la limpian tan mal, porque no lo saben hacer, porque no tuvieron interés, no solo porque no les enseñaron, no tuvieron interés en aprender y porque no es algo sencillo de hacer limpiar bien. Porque a mi no me enseñaron un montón de cosas, no me han socializado en esas técnicas y me interesó aprenderlas, y me las aprendí sola, por ejemplo saber pelear y defenderme, que no me lo enseñaron y me lo fui a aprender a un lugar, sola. Entonces uno de los problemas que tiene el empleo doméstico, la mucama, además del nombre y de esto que explicábamos etimológicamente, es esto que el empleo doméstico, vela, una cantidad de tareas no remuneradas. La empleada doméstica te puede ir a buscar los chicos al colegio, te puede pagar una factura, te va y te hace la compra, te zurce un vestido, un ruedo, te plancha la camisa, te puede hacer un corte de pelo, la tira de cola, pintarte las uñas, un masaje en la espalda, porque no?, mover muebles, la vi a Susana Giménez en un video donde está su empleada doméstica full uniforme, época colonial, y le empuja un bote al agua, o sea, un bote que le regalaron, un regalo, mientras Susana dice ay no, usted no porque el médico dijo que le podía hacer mal, que no tiene que hacer fuerza, entonces se pisa la cola sola habla de un trabajo que también implica hacer fuerza como por ejemplo mover cosas y a veces personas, porque una empleada doméstica puede llegar hasta cuidar a las personas postradas del hogar, como la mujer casada dueña de casa, madre de familia que como todas sabemos realiza un tendal de tareas por amor, sin siquiera que le hagan aportes jubilatorios. Parece ser que el feminismo blanco que sabe de esta situacion la resuelve explotando a otra que no es una mas pobre, mas racializada, mas necesitada, y listo, se queda tranquilo porque le paga por su labor, como si una deberia agradecer que le pagan por emplearla cosa que es una obligación.

Entonces el empleo doméstico es insondable, puede incluir cosa que a su empleador o empleadora se le ocurra, y no hay manera de defenderse frente a eso, porque una pierde el empleo y porque además en el imaginario pensamos que una empleada doméstica es una persona que puede cumplir todas las tareas que se necesiten. No es alguien que viene a limpiarme la cocina, el baño y tenderme la cama. Que eso sería por ejemplo, y fregar el piso. Tiene que además poder saber cambiar un cuerito por ejemplo, lo que necesite el hogar, es multitasking, pero no se remunera como si fuera multitasking. Como bien dijo Betty Friedan, en “La mística de la feminidad”, un libro antológico que fundó el feminismo de la primera ola, o feminismo blanco liberal de la igualdad, pero cuando eran inteligentes, con todo lo que yo pueda tener en contra de Betty Friedan, no son las que están ahora, las que están ahora son mucho peor, están mucho más degradadas, no se les ocurren metáforas como Friedan, que escribió,”nadie tuvo un orgasmo fregando el piso de la cocina”. Nadie tuvo un orgasmo fregando el piso de la cocina, de la misma manera, nadie que fuera una esposa casada, a eso se refería, sino que nadie, incluye a una empleada doméstica que se le paga una remuneración. Ella tampoco va a tener un orgasmo en el piso de la cocina. Entonces es una actividad que todas sabemos que si bien algunas personas pueden usarla terapéuticamente, hay quien se calma lavando los platos, o pelando papas o cocinando, es una actividad que todas entendemos que no produce ninguna remuneración espiritual, no tiene ningún tipo de reservorio a la creatividad, es mecánica, es repetitiva, estás en contacto con heces, desperdicios, excrementos y mugre, ajena, que es peor que la propia, claramente no hay otro motivo para hacerla que no sea el dinero, o la obligación como las tareas interminables de la Cenicienta o Piel de Asno. Son siempre igual y encima tenes que hacerla tal cual te la están pidiendo porque todas tenemos nuestras manías en estos hogarcitos prisiones en los que vivimos, la realidad es que todas creemos saber mejor como se limpia una casa que la persona que viene a limpiarla y pese a la baja remuneración quien contrata servicio doméstico se obsesiona con que la persona limpie como si se le estuviera pagando honorarios muy altos. Entonces es una actividad que solo se hace por dinero, no tiene nada que podamos decir que está reservada a la creatividad o a la belleza o al lujo estético, a nada, básicamente. Todas tenemos internalizada que se le puede dejar en un papelito expresado a una persona como tiene que hacer su trabajo y que no hay nada malo. Yo me pregunto como se sentirían todas estas personas profesionales, todas estas académicas, todas estas personas que creen que necesitan empleada doméstica y que tal vez la necesiten, por que para tener esos carrerones y esas profesiones todo terreno, 4×4, alguien te tiene que hacer la compra, sino no es posible. Sencillamente así. Entonces todas estas personas quisiera ver como se sentirían si por ejemplo, el dueño de un multimedia te deja en tu escritorio un papelito y te dice como tenes que ser editora o jefa de redacción. Quisiera ver como se sentirían si eso ocurriera. Asimismo, como se sabe sotto voce, las empleada domésticas son utilizadas para iniciar a los hijos en la vida sexual.

Vayamos enumerando las razones por las cuales el empleo doméstico es una aberración, etimológica, las funciones veladas, sexista, y luego esta cuestión que tiene ningún espacio para la creatividad, para el deseo, para la volición, yo deseo ser empleada doméstica, yo puedo expresarme en este empleo, nada, no flasheemos, no es Lo que queda del día, la novela, la historia del ama de llaves y el mayordomo de la nobleza inglesa, si es que eso es deseable, pero no es ni siquiera eso el empleo doméstico actual, es básicamente un empleado asalariado, a muy bajo costo haciendo una gran cantidad de cosas, que nunca va a sentir ningún placer, por que como bien dijo Betty Friedan, nadie tuvo un orgasmo fregando el piso de una cocina, cosa que no podemos decir de otras profesiones y actividades, donde si no tuvimos un orgasmo, tal vez tuvimos una recompensa en dinero muy similar al disfrute sexual.

Y acá viene un punto importantísimo, el empleo doméstico, el trabajo doméstico, además de repetitivo, no tiene una genealogía o una tradición a la cual una pueda mirar y sentirse ensalzada, representada, venerada, admirada, deseada. No tiene hitos, excepto las nodrizas, el tópico de la nodriza en los textos clásicos de la antigüedad, que de repente la nodriza si era alguien importante en la literatura, pero, obviamente, literatura, como la palabra lo indica, no podemos pensar del trabajo doméstico lo que si podemos pensar del trabajo sexual.

El trabajo doméstico, el empleo doméstico, es un pacto de pareja heteronormada, para que no peleen la pareja heteronormada, por que efectivamente, en las parejas siempre hay alguien que hace más, viene del dispositivo, al margen de que no hay un intercambio igualitario, no se puede intercambiar, hay ciertas cosas que no pueden ser iguales 50/50, incluso cuando son numéricas así que dejen de ir al restaurant y tratar de querer pagar por ¾ de copa cuando la otra persona se tomó una y un cuarto, eso tampoco se puede hacer, bueno, bla. Los intercambios nunca son completamente iguales entonces el empleo doméstico es una suerte de pacto de pareja para no pelear por la limpieza del hogar que en el mundo patriarcal ya sabemos sobre quien recae, el cuerpo feminizado o la mujer cis o trans.

La empleada doméstica, lo reconozca la gente o no, es un empleo que siempre tiende al maltrato, el acoso, el hostigamiento, porque no tiene una genealogía, no es un trabajo prestigioso, entonces siempre es “la negra de mierda que no sabe limpiar” o “mira esta que poco se sacrifica y no llega temprano a trabajar”, “la muqui”, nos tenemos que hacer cargo que eso es lo que dice la gente de la empleada doméstica porque, como le dicen a las trabajadoras sexuales: ¿quisieras que tu hija fuera trabajadora sexual? ¿Por qué no les preguntan a las empleadas domésticas a ver si quieren que sus hijas sean empleadas domésticas de mujeres blancas como ellas?, pregúntenle a ver si se encuentran con alguna que diga, “me encantaría, me encantaría que mi hija fuera empleada doméstica como yo”.

El trabajo doméstico es un sencillo pacto de pareja heteronormada, que no encuentra, y no lo puede encontrar, porque forma parte del dispositivo pareja, supongo que en todos los mundos, pero sobre todo en el mundo del heterocapitalismo, forma parte de un intercambio completamente desigual que cae como siempre, en manos de las mujeres de la casa, o de los cuerpos feminizados, entonces cuando se es un poco más progre y no se le quiere decir a la mujer que el baño le corresponde siempre a ella, entonces se contrata a una que siempre tiene menor poder adquisitivo. Es decir que no es un trabajo que tal vez la hora se pague mas que lo que cuesta mi hora de trabajo. Doy un ejemplo, me han contado que para colocar un placard de unas ciertas características el colocador de placard cobra, más o menos para que se den una idea, el 10 % del valor de la pieza a colocar, el 10 por ciento de lo que yo pago, y demora entre dos y tres horas en hacer la colocación. Muy bien, ese salario, ese arancel es mucho más dinero de lo que yo cobro la hora de trabajo mía, de manera individual para una persona. Entonces, con el empleo doméstico, eso nunca ocurre, además de que es una labor no calificada, porque no tiene ningún reconocimiento, saber limpiar bien una casa, parece que no requiriese ningun expertise, y que además no tiene ningún reconocimiento que la empleada doméstica hace un montón de otras tareas, siempre en ese pacto de pareja, la persona empleada es una persona con menor poder adquisitivo, racializada y en un contexto económico peor que la persona que la emplea. Cosa que no se puede decir necesariamente de una persona que hace plomería, que hace electricidad, todos oficios tradicionalmente de hombres, de hombres cis, o de una persona que hace carpintería. Ese es otro punto fundamental.

Es decir que el trabajo doméstico, como estamos viendo, tiene un montón de características de aquello que las abolicionistas llaman trata y piensan que esas características de lo que ellas llaman trata, que las tiene el empleo doméstico, la tienen actividades que no las tienen. Se entiende lo que quiero decir, o sea que el empleo doméstico tiene un montón de características de esto que asociamos con la trata, buscar mujeres que necesitan, porque están en una situación de vulnerabilidad, necesitan esa cama adentro, aprovecho para decirlo ahora, so pretexto de que duerme con cama dentro el honorario es menor que por hora con cama afuera!!!!, necesitan ese empleo, porque no son de ahí, porque no tienen donde vivir, porque no está su grupo familiar o su grupo de afinidad o su familia extendida o elegida, entonces necesitan ese empleo y se dejarán esclavizar aún más. El empleo doméstico realiza labores tales como sostener afectiva y sentimentalmente a la familia, escuchar los problemas, hacer de psicólogas o de coaching ontológico que hoy está tan de moda, o callar ante las violencias que también vive de forma indirecta. Además de la situación de abuso, sin nombrar que también pertenecen a los trabajos que también se eligen en relación a un género en específico.

Creo que con todos estos argumentos tenemos argumentos de sobra, pero si estos argumentos no alcanzasen, una siempre puede apelar al viejo y querido hecho de que en el capitalismo, ganar más dinero por menos tiempo es una ley. A ver si alguien ha elegido alguna vez un trabajo, pudiendo elegir, que no es lo que todo el mundo puede, pudiendo elegir quien va a elegir un trabajo donde me paguen menos , tenga que trabajar más y sea menos creativo, no hay manera. Trabajo, no estoy hablando de educación, no estoy hablando de vocación monetizada, no estoy hablando de hobby monetizado, no estoy hablando de ninguna de esas giladas, estoy hablando de un trabajo. Quien pudiendo ser secretaria en A. trabajo menos horas, gano más, elige ser secretaria en B. trabajo mas horas gano menos. Nadie.

Bien, entonces, cuéntenme, ¿que trabajos conocen tan mal pagos como el empleo doméstico? O, a todas aquellas que tienen un dedo de frente y se dan cuenta que si están a favor del trabajo sexual pues entonces tienen que estar a favor del trabajo doméstico, o por lo menos. del trabajo doméstico como empleo que no es lo mismo que estar a favor del trabajo doméstico. Del reconocimiento como empleo de esta labor tan deleznable, muy bien, ¿Por qué le pagan a sus empleadas domésticas menos de lo que gana una trabajadora sexual? Porque la peor paga de las trabajadoras sexuales voluntarias y autónomas, nuevamente una redundancia, porque las trabajadoras sexuales son todas autónomas, sino no son trabajadoras sexuales, sino son mujeres traficadas o personas traficadas, pero bueno, bien, ¿porque no ganan lo mismo por hora?, porque hasta la más mal paga de las trabajadoras sexuales gana más que hora que una trabajadora de hogar.

¿Qué pienso de la idea de quien contrata las empieza a considerar familia y hasta salvadoras? Que se puede pensar de una persona que salva a otra y que cree que obligar a trabajar a alguien, por que el trabajo es obligatorio, ya se habrán dado cuenta que no pueden vivir sin trabajar.

Quisiera ver, por que no me entero nunca, juicios laborales de empleadas domésticas ganadas a mujeres profesionales, probablemente hoy pañueleras merch del bien, proaborto, que tienen empleada doméstica y la empleada doméstica les gana el juicio laboral por algo así como obligatoriedad de realizar tareas que no están contempladas en el servicio doméstico como esto que decíamos de pagar impuestos, criar al chico, atender al enfermo. Muéstrenme algún juicio laboral ganado por una empleada doméstica contra una empleadora por algún hecho de estas características.

Habiendo considerado todas estas cuestiones del empleo doméstico tendríamos entonces finalmente que considerar si es ético tener una empleada doméstica, ético. Ethos, quiere decir, o podríamos traducirlo por singularidad, muy bien, entonces, tu singularidad física, material, ¿requiere de una empleada doméstica? Es ético tener empleada doméstica cuando es singular. Y ya no es un empleo doméstico entonces, es un asistente personal. Una persona multi impedida, una persona con una enfermedad crónica, una persona que ha llegado a la edad adulta mayor anciana, una persona que necesita una asistencia personalizada, tal vez necesite una empleada doméstica, pero no es una mucama, es una prótesis y es un agenciamiento. Las dos cosas al mismo tiempo. Y se empieza a convertir en un vínculo donde es una simbiosis. Por supuesto es un modelo de interdependencia, como este mundo es el capitalismo y es una basura, ese modelo de interdependencia también lo será. No obstante ese modelo de interdependencia, no es la interdependencia del empleo doméstico de las capas medias que en su pacto de pareja heteronormada, digo heteronormada y no heterosexual a propósito. Porque la heterosexualidad como régimen político se trasladó a personas que no tienen prácticas sexuales heterosexuales. Hace 10 años que vengo diciendo lo mismo, o más. Lo cual en nada quita la responsabilidad del orden hegemónico encarnado en el cuerpo de las personas heterosexuales.

Bien, entonces, esa relación con una persona con un impedimento físico, con una singularidad específica, no es lo mismo que aquella persona a la cual se le paga, racializada, pauperizada, vulnerada regionalmente, atravesada por unas coordenadas geopolíticas, casi ancestrales de quien está arriba y quien está abajo. No es lo mismo que esa persona tal cual se la contrata, la contratan las capas medias para limpiar su hogar porque sino pelean porque la mujer o la persona feminizada hace más. Ciertos culos tienen que ser lavados porque no se pueden lavar solos. Sería hermoso que no existiera más el capitalismo. Pero mientras el capitalismo exista que parece que va a existir un largo rato, bueno, tan largo no, porque se acaba el mundo, pero, mientras exista, entonces, esa labor, la de limpiar un culo enfermo, tiene que ser muy bien paga, porque es una gran responsabilidad, no porque es una basura deleznable, sino porque es una gran responsabilidad que requiere de una gran práctica, una gran capacidad, sobre todo empática. Y muy bien paga por las prestadoras de servicios médicos, llámese obra social o prepago, o por el estado. Aquello de la empatía radical, la cual habla Clara Valverde, es una práctica muy empática que no cualquier persona puede realizar, además de que hay que tener un extenso conocimiento. Así que debería ser remunerada acorde por las subvenciones estatales a cualquiera que lo necesite dada la plataforma somática singular. En ciertas situaciones es necesario un apuntalamiento.

No obstante creo que puede ser un servicio, en muy pocas oportunidades, legítimo y ético, y sin duda en ningún caso para la labor doméstica de la familia profesional con hijes. Al margen de que, para las personas que tenemos discapacidades la autonomía lo es todo o es una buena parte. Por ende, limpiar la propia mierda es muy importante. Esto lo quiero decir porque creo que solo en ciertos casos donde la discapacidad o el impedimento físico lo requiera se podría pensar en el empleo doméstico, luego para que, no tiene el más mínimo sentido. Pero debería estar tan bien pago como la mejor escort, esa es la realidad. Lo que intento decir que el empleo doméstico en ningun modo es lo mismo que la asistencia personal en diversidad funcional y que las personas con discapacidad suelen no desear no tener autonomia para poder hacerse las propias labores. El empleo doméstico es una perrogativa de gente haragana que le gusta someter por poco dinero al servilisimo a alguien mas porque sienten que es una perdida de tiempo oprobiosa limpiar su linda casa de familia.

Hubo una época, donde las feministas no tenían empleada doméstica, por que además habían aprendido que ellas habían sido, sola y exclusivamente, mujeres de hogar, trabajadoras de hogar no reconocidas y conocían lo duro, si no habían sido ellas mismas, habían sido sus madres, sus abuelas, y conocían lo duro de la labor. Por ende intentaban, luchaban por prorratearla entre los miembros de ese hogar, en vez de adjudicársela a otra mujer para no pelear con los miembros del hogar, sea el maride, o les hijes, hasta que realmente no pudieran más hacerlo ellas mismas. Pero bueno, esa costumbre de pensar y de tener afirmaciones que después se trasladaban al campo de la vida, cayó en desuso, y hace rato que es todo puro enunciado y accesorio de moda, por ende da medio igual, como yo me enuncie, y vuelvo a mi casa y soy una patrona, pero estoy a favor del aborto. Porque el primer feminismo, el de la mistica de la femeneidad tampoco estaba a favor del empleo doméstico.

Personalmente yo tengo una estrategia, intento ensuciar poco, no soy una obsesiva de la limpieza, limpio lo justo y necesario y vivo en espacios reducidos, un poco porque no tengo otra y otro poco porque no los elegiría por que cuando el espacio no es reducido, es mucho trabajo. Por ende como es tan poco en general siempre lo puedo hacer yo, y las poquísimas veces que no he podido, personas amigas a las cuales yo también les devuelvo y les apoyo me han asistido en carácter de amigas, con la reciprocidad y la mutualidad que eso comporta.

Una salvedad. Y todas aquellas mamarrachas que creen que ayudan a alguien empleandola para que les limpien sus casas las invito a usar ese excedente de dinero en darselos a esas personas por qué si, por nada a cambio, o a cambio de por ejemplo capacitación de algún tipo, si realmente les interesa hacer el bien. Y limpiense uds la casita solitas. (si, chicas, podemos darle dinero a alguien para que se forme y capacite por nada a cambio, por que nos sobra, no es tan tremendo, peor que la limosna es limpiar el baño de una feminista todo cagado por su novie, e hijes)

One thought on “El empleo doméstico no debería existir

  1. Mi mamá es Correntina y siempre trabajo de empleada domestica, cuidando los hijes de las patronas, lavando, planchando, cociendo, todo en negro, después las despedían como descarte…muy acertadas tus palabras…

Por favor acceder para comentar.